Buscadoras del Placer

*.* Foro destinado a la Novela Romántica y las noticias del género *.*
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 50 pavos y una sonrisa - FanFic RE6 - Reina Negra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Reina Negra
Buscadora Jefa
Buscadora Jefa
avatar

Femenino Mensajes : 11640
Edad : 30
Localización : Quien sabe??
Empleo /Ocio : Intentar sobrevivir!!
Humor : Serio. No, gracioso, o era serio?
Inscripción : 18/08/2010

MensajeTema: 50 pavos y una sonrisa - FanFic RE6 - Reina Negra Dom Dic 01, 2013 4:27 pm

Hola de nuevo... después de meses sin traeros nada, perdonadme ^^u... hoy regreso con otro fic (parece que he cogido ritmo con ellos jaja), pero esta vez de un videojuego. Se trata del Resident Evil, concretamente a partir del RE6, al cuál jugué no hace mucho y una pareja hizo que mi imaginación volara más allá de lo que ocurría en su historia... que ni un simple besito ¬¬....
Por eso tuve la necesidad de hacer este relato, tanto por mí como por dos amigas ansiosas de leer algo sobre ellos, y además FANÁTICAS de esta saga de videojuegos. Por ello aquí os dejo este "pequeño" aporte a las mentesávidas de conocimientos que me leen ;) espero que lo disfrutéis!!!!
Personajes: Jake y Sherry. Protagonistas de una de las campañas que aparecen en el juego RE 6.
50 pavos y una sonrisa
-    Hola Superchica.
-    ¿Jake? – Sherry se apartó de la puerta para dejarlo pasar – ¿Qué haces aquí?
Jake pasó al apartamento, observando todo lo que le rodeaba. La verdad es que no había pensado detenidamente qué hacer una vez que había decidido visitar a Sherry.
-    Visitar a mi compañera de aventuras.
-    Pensaba que te habías embarcado en otra misión – Sherry cerró la puerta y regresó al sofá, donde había dejado el libro que estaba leyendo y señaló el sofá invitando a Jake a que se sentara.
Recogió las piernas debajo del cuerpo, esperando el siguiente movimiento de Jake. Había esperado su visita después del escueto mensaje que le había mandado al finalizar la misión en la que trabajaron juntos. Jake se sentó en el sofá, a su lado, jugando con la manzana que tenía en su mano, dándola vueltas.
-    ¿En qué empleaste tu recompensa?
-    ¿Los cincuenta pavos? – Sherry asintió – Hmm... en esto.
Metió la mano en su chaqueta, sacando una pequeña caja con un lazo adornándola. Sherry lo observó sin moverse, mirando de hito en hito a Jake y la cajita.
-    Vamos cógelo.
-    ¿Para mí? – Jake encogió uno de sus hombros, sonriendo de medio lado, un gesto muy característico en él – Oh, gracias – Sherry cogió la caja de la mano de Jake, rozando sus dedos.
Regresó a su sitio, sonrojándose, en parte por el regalo inesperado y por la caricia casual. Jake acarició sus dedos, donde habían entrado en contacto con Sherry, nervioso de repente por el contacto.
-    ¡Aaaaaaaaaa! – Jake se asustó por el grito de Sherry – ¡Es precioso!
Estaba de pie, saltando de la emoción y mirándolo con los ojos abiertos y sonriendo feliz con su regalo entre las manos. Jake sonrió al verla tan ilusionada, contagiándose de su buen humor.
-    Entonces... ¿Te gusta? – dijo levantándose del sofá y colocándose a su lado.
-    Me encanta. Muchas gracias Jake.
Echando sus brazos alrededor del cuello de Jake, Sherry se elevó y lo besó en los labios, dejándose llevar por el buen humor y la gratitud. Hasta que se dio cuenta y se separó de él, avergonzada.
-    Lo... Lo siento. Yo... – se alejó, dándole la espalda – Me ha gustado mucho tu regalo.
Se colocó delante del espejo de cuerpo entero que presidia una de las paredes de su salón, mirándose en la imagen que éste le devolvía. Sus mejillas estaban sonrosadas, su pecho subía y bajaba lentamente, acompasado a su respiración lenta y profunda. Cerró los ojos para relajarse, concentrándose únicamente en su respiración y no en lo cálidos que le habían parecido los labios de Jake. Apretó el pequeño broche que guardaba entre sus manos, miró la pequeña manzana roja, hecha con pequeñas piedras preciosas. El reflejo de Jake apareció en el espejo, detrás de ella, enorme comparado con su cuerpo.
-    Perdona, otra vez – Sherry sonrió tímidamente –. Es preciosa de verd... – enmudeció al sentir las manos de Jake en sus hombros.
-    Me gusta más el otro agradecimiento.
-    No... No te entiendo – Jake la giró sobre sí misma, dejándola de cara a él, enfrentándolo.
-    Sí me entiendes Superchica – la boca de Jake se torció, sonriendo antes de caer sobre la de ella.
Sus labios entraron en contacto, tímidamente, probándose ambos en ese contacto. Las manos de Jake subieron por sus hombros, rozando su cuello y enmarcando el rostro de Sherry con ellas. Observó sus labios, sus ojos, cómo sus pupilas se dilataban por... ¿placer? Jake se sorprendió por esa demostración del cuerpo de Sherry. Su miembro palpitó contra su pantalón, imaginando, como muchas veces desde que la conoció, cómo sería estar con ella.
Sherry sintió la tensión de Jake, su mandíbula se tensó y sus claros ojos devoraron su rostro, como hambrientos por ella. Cogiendo aire y buscando la valentía que tantas veces anhelaba cuando se trataba de Jake, dio un paso y se pegó por completo a Jake. Sus cuerpos se fundieron, quedaron completamente unidos y Sherry sintió el duro miembro de Jake contra su estómago.
Al sentirlo, todo pensamiento que pudiera retener a Sherry se disipó, quedando solamente la necesidad de sentir su piel contra la suya. Jake suspiró al sentir cómo Sherry se movía contra él, rozando su cuerpo contra su erección. La besó ferozmente, siguiendo su juego y clavando su erección contra ella.
-    ¿Estás segura? – preguntó Jake, apoyando su frente en la de Sherry – No habrá marcha atrás – en vez de contestar con palabras, Sherry volvió a besar a Jake, echándole los brazos al cuello.
Gruñendo de puro placer, Jake elevó el pequeño cuerpo de Sherry haciendo que le rodeara con las piernas. Empezó a caminar hacía lo que él pensaba que era el dormitorio, besándola como si sus vidas dependieran de ello. Las manos de Sherry acariciaron la rapada cabeza de Jake, contrastando la aspereza de ese roce con la suavidad que sentía en sus labios. El beso fue creciendo en intensidad a medida que se acercaban al dormitorio, sus lenguas luchaban por ganar, sus dientes chocaban y mordían el labio del otro.
Al cruzar el umbral de la puerta, Jake bajó lentamente a Sherry, dejando que sus cuerpos se tocaran, haciendo que notase su dura erección. Sus ojos recorrieron el cuerpo de la mujer que tenía delante. Sherry lo observa a su vez, sintiéndose pequeña y ridícula con su pijama de ositos dos tallas más grande.
-    Esto no significa que me vaya a quedar.
-    No quiero palabras, soy mayorcita para esto – Sherry dio un paso al frente, cayendo de rodillas ante él.
-    Ey superchica... – Jake la intentó levantar.
-    Piensas que... – con las mejillas sonrosadas al caer en lo que Jake estaba pensando, rompió a reír – Solo voy a quitarte estas enormes botas.
Avergonzado por el camino que su imaginación había tomado, observó cómo Sherry desataba las botas militares. Sus dedos iban aflojando los cordones, sacando los pies de Jake de ellas, quitándole también los calcetines. Jake no podía hacer otra cosa que observar cada uno de sus movimientos, cómo se incorporaba y las pequeñas manos acariciaban su pecho, deslizándose por los hombros para deshacerse de la chaqueta, olvidada enseguida en el suelo.
Con manos diestras, Sherry sacó su pistola de la cartuchera, dejándola con cuidado encima del mueble que tenían al lado. Regresando al lado de Jake, desató la sobaquera sin dudar de cómo hacerlo, la dejó caer al lado de la cazadora. Solo quedaba una prenda para que sus manos tocasen la piel de Jake. Sherry inspiró hondo, buscando el valor necesario para ello.
Sus manos agarraron el bajo de la camisa de Jake, mirándolo mientras subía la tela por su duro cuerpo, dejando a la vista la blanca piel. Al llegar a su pecho, Jake la ayudó levantando los brazos.
-    Creo que te tocará acabar a ti – comentó cuando se dio cuenta de que no llegaba. Jake sonrió y obedeció sus órdenes.
-    Una de las desventajas de ser tan pequ...
Jake dejó de hablar al sentir la boca de Sherry sobre uno de sus pezones, succionándolo y lamiendo la pequeña protuberancia. Su lengua jugaba con él, rodeándolo y acariciando la punta cuando su boca se cernía sobre él. Separándose, sopló el pezón, provocando que se irguiera aún más por el brusco cambio de temperatura.
Los labios de Sherry fueron dejando pequeños besos por la cálida piel de Jake, a la vez que sus manos bajaban por el abdomen, siguiendo la línea de los marcados músculos que se dibujaban en su cuerpo. Las puntas de sus dedos rozaron el borde del pantalón, indicando a Sherry que su objetivo estaba cerca.
Buscó la boca de Jake de nuevo, saboreando el dulce sabor de las manzanas que tanto le gustaban en su boca. Un dedo curioso se introdujo por la cintura del pantalón, acariciando a Jake, consiguiendo que un ronco gemido saliera de su garganta mientras se besaban. Ayudada de sus manos, Sherry logró desatar los botones que apresaban la erección de Jake, sorprendida y agradecida de que éste no llevase ropa interior, logró acariciar el suave terciopelo sobre la dureza propia de un hombre.
Esa caricia volvió loco a Jake, que rompió el beso y alejó a Sherry de su lado, sujetando sus hombros, manteniendo una distancia prudencial. Quería disfrutar de ese encuentro y si esa menuda mujer continuaba así, perdería el control y la tomaría sin aprovechar completamente aquel acto.
-    Ahora me toca a mí.
Sherry se asustó cuando Jake la separó de su cuerpo tan repentinamente, estaba preparada para preguntarle qué había hecho mal hasta que lo miró. Sus pupilas estaban dilatadas, su pecho subía y bajaba en una respiración rápida y jadeante, con el cuerpo en tensión al sujetarle los hombros y sobre todo, su fuerte erección asomando por los pantalones abiertos.
Esperó con paciencia el siguiente movimiento de Jake. Lo observó arrodillarse ante ella, sujetando uno de sus tobillos y quitándole el calcetín que cubría su pie. Despacio, dejó el pie de Sherry en el suelo y repitió el movimiento con el otro, dejándolo libre. Sonrió al ver las uñas de sus dedos pintadas de un rosa chillón.
-    Estridente hasta en el último detalle.
Levantándose, Jake dejó que sus manos recorrieran las piernas de Sherry, subiendo despacio por ellas. Al llegar a sus caderas se detuvo, acariciándola detenidamente, introduciendo sus manos por debajo de la parte superior del pijama.
Sherry sujetó los bíceps de Jake al sentir el roce de sus manos sobre el estómago, ahora entendía lo que había provocado en él con sus caricias. Nunca había imaginado que el simple roce de unos dedos en su cadera pudiera generar esa sacudida en su cuerpo.
Continuando el ascenso, sus manos siguieron la forma del cuerpo de Sherry, rozando cada una de sus costillas, llegando al borde inferior de sus pechos. Jake observó el rostro de Sherry, cómo se mordía el labio y cerraba los ojos por su contacto. Pronto la parte de arriba del pijama desapareció, dejando a la vista el cuerpo de Sherry, cubierto por encaje negro.
Jake condujo uno de sus dedos por el contorno del encaje que adornaba los pechos de Sherry, pequeños y turgentes bajo la tela. La yema rozó la cálida piel, que se coloreaba de un ligero tono rosado. Su dedo llegó hasta el punto donde sus pechos se unían, cambió de dirección y se perdió entre ellos.
Sentía la piel cálida bajo su tacto, notaba el débil bello que adornaba el plano estómago de Sherry a medida que descendía por él, llegando a los cordones que sujetaban los pantalones en sus caderas.
-    ¿Es igual de provocador aquí abajo? – sonrió al ver el rostro de Sherry.
Acercó sus labios a los de ella, ansioso por sentirlos de nuevo, saborear su boca hasta perder el sentido. Las manos separaron la cinturilla del pantalón, dejando espacio libre para bajárselo y dejar al descubierto un pequeño culotte negro, a juego con el sensual sujetador. Volvió a separarse de Sherry, bebiendo su imagen y el contraste que daba el negro de su ropa interior con la blancura de su piel.
-    Eres...
-    No, no digas nada, solo... solo tócame.
Cogiéndola de nuevo entre sus brazos, Jake la depositó en la cama despacio, dejando que sus cuerpos se tocaran, semi desnudos como estaban. El gran cuerpo masculino cubrió el de Sherry sin romper el beso. Jake mantenía su peso con las manos colocadas a cada lado de la cabeza de Sherry, sosteniéndose. 
Sherry, en cambio, dejaba vagar sus manos por la espalda de Jake, desde su cuello hasta el borde del pantalón, donde las metió para apretar las duras nalgas de Jake.
Sus labios luchaban por ganar la batalla de la pasión, el cuerpo de Sherry se dobló en su busca, arqueándose para poder tocar el cuerpo masculino. El beso se rompió y los labios de Jake vagaron por su mandíbula, dejando que la lengua fuera marcando el camino que recorría. Descendió más en su camino, la boca de Jake encontró el punto donde el pulso de Sherry se dejaba sentir, martilleando acelerado contra su piel.
Esa lengua atrevida continuó hasta la fina tela negra que ocultaba sus pechos e, imitando el movimiento que antes su dedo realizó, recorrió la piel en el límite con la tela. Jake sintió cómo el cuerpo de Sherry se estremecía bajo su contacto, cómo sus pezones se erguían orgullosos a través de la tela.
-    Oh, Jake.
El susurro de Sherry fluyó entre ellos, encerrándolos en una nube de pasión. Jake se separó para poder desatar el sujetador y dejar libres sus pechos para acariciarlos al fin. La tela negra salió disparada al suelo, olvidada junto al resto de sus ropas.
Con un gutural sonido, la lengua de Jake envolvió uno de los pezones de Sherry, abriendo paso a su boca, que succionó el pequeño botón arrancando a Sherry un grito de puro placer. Dejando apartado cualquier signo de timidez, ambos se centraron en lo que sus cuerpos reclamaban. Jake siguió martirizando los pechos de Sherry, mezclando las húmedas caricias de su lengua con los duros ataques de sus dientes al atrapar entre ellos su regio pezón.
Abandonó sus pechos, bajando por el estómago, acompañado por sus manos que jugaban con el cuerpo de Sherry al igual que su lengua. Se entretuvo en su ombligo, acariciando sus caderas con los pulgares, mientras introducía lentamente las manos bajo el culotte. Las caderas de Sherry se elevaron para facilitar el trabajo a Jake, ayudándolo a que la despojara de la tela, dejándola por fin desnuda ante él.
El culotte se deslizó por sus piernas, acabando en el suelo, sin que Jake le prestara más atención, centrado como estaba en el cuerpo que tenía ante él. Le besó en el interior de la rodilla, subiendo por el muslo, tomándose su tiempo, aspirando su olor.
-    Deja de jugar Jake – Sherry se retorcía contra las sábanas, esperando, deseando que Jake atendiera su centro palpitante.
-    Lo que tú digas superchica – la voz de Jake salió en un grave susurro cargado de deseo.
Jake cayó sobre el sexo de Sherry sin dudar, su lengua recorrió sus húmedos pliegues, introduciéndose entre ellos, captando su sabor. Sherry cerró los ojos buscando el oxígeno que no sabía que sus pulmones necesitaban, agarrando las sábanas con fuerza, se dedicó a disfrutar lo que Jake hacía con su lengua.
Le sintió rodear su clítoris con los labios, golpeándolo con la lengua a la vez que sus dedos acariciaban su entrada, preparándola para él. Las manos de Sherry sujetaron con fuerza las sábanas, tirando de ellas y elevando las caderas en busca de la boca de Jake.
-    Dios mío... – susurró Sherry.
Con los ojos cerrados, se concentró en los movimientos que Jake hacía, soltó las sábanas y bajó una de sus manos a la rapada cabeza de Jake. Sus dedos acariciaron el corto pelo, sujetándolo contra ella, que poco a poco llegaba al final del camino, cerca del clímax.
Sintiendo la tensión en el cuerpo de Sherry, Jake aceleró el ritmo de sus movimientos. Su boca se cerró con fuerza sobre el clítoris de Sherry, sus dedos entraban y salían con velocidad de su cuerpo, tocando en los lugares correctos, dejándose guiar por los gemidos que Sherry emitía.
Un grito rompió el silencio, con las manos envolviendo la cabeza de Jake, el cuerpo de Sherry se convulsionaba a causa del fuerte orgasmo que atravesó su cuerpo. Jadeante, observó cómo Jake se apartaba y se deshacía de los pantalones, quedando ante ella, de rodillas sobre la cama y entre sus piernas, completamente desnudo y glorioso.
Decidida a continuar con lo que su cuerpo acababa de experimentar, Serry se puso de rodillas ante Jake, besándolo con ansia y sintiendo débilmente su sabor en la boca de él. Una de sus manos rodeó con avaricia el duro miembro de Jake, acariciándolo de arriba abajo, haciendo que Jake moviera sus caderas, adelantándolas para que Sherry tuviera total acceso a él.
-    Déjame devolverte el favor – dijo Sherry contra sus labios y observó cómo Jake tragaba saliva y cerraba los ojos.
-    Después, primero... dime que tienes condones.
-    Sí – Sherry sonrió por el tono con el que Jake habló. Se separó de él y, del cajón de una de las mesillas, sacó un preservativo –. ¡Qué! No me mires así...
-    No he dicho nada... – Jake salió a su encuentro, buscando recuperar el control y tener a Sherry bajo su cuerpo.
-    No, no...  – Sherry le detuvo con las manos, empujándolo – Ahora, disfruta – Jake dejó que  lo tumbara boca arriba.
Lentamente, Sherry acarició el duro pecho de Jake, acariciando con su mano cada músculo. Sonrió al ver cómo el miembro de Jake se sacudía, ansioso por sus caricias y decidió continuar con lo que tenía en mente.
Sherry rompió el envoltorio del reservativo, sacándolo y colocándolo sobre el miembro de Jake. Sus manos lo envolvían, sujetándolo erguido mientras descendía sobre él y, con su boca, desenrolló el preservativo a lo largo del miembro. Jake apretó la mandíbula por la suave caricia de sus labios, resistiéndose a levantar las caderas y clavarse en su boca como su cuerpo le pedía. Sentía la boca de Sherry y sus manos sobre él, estirando por completo el preservativo de forma lenta y efectiva.
Al perder el contacto de esos cálidos labios, Jake gimió y buscó de nuevo a Sherry, su contacto. Pero pronto se vio recompensado, sus ojos captaron cómo Sherry se colocaba a horcajadas sobre él, guiando su miembro hacia su entrada con una de sus manos. Apoyándose con la mano libre en su estómago, Sherry fue bajando por toda su longitud, sin apartar la mirada de sus ojos, mordiéndose el labio inferior al sentir cómo Jake la dilataba.
Envolvió con sus manos las caderas de Sherry, sujetándola con fuerza mientras descendía por su duro pene. Ambos gimieron al quedar unidos por completo, con sus cuerpos pegados, adaptándose el uno al otro. Sherry fue la primera en moverse, despacio, haciendo girar sus caderas contra el eje de Jake, dejando caer la cabeza hacia atrás, volcándose por completo en la sensación que el roce del fino bello de Jake estaba generando en su sensible clítoris.
Con movimientos lentos, ambos se estudiaron, aprendiendo lo que el otro necesitaba y lo que sus cuerpos reclamaban. Pronto los movimientos se aceleraron, Sherry marcaba el ritmo, elevándose sobre Jake, para dejarse caer de nuevo sobre él. Jake sentía cómo lo envolvía y lo apretaba con sus músculos internos mientras se movía en círculos y a lo largo de su longitud.
-    Sherry... – dijo Jake tensando sus manos sobre a piel de Sherry.
Sherry se inclinó hacia delante, apoyando sus manos en el pecho de Jake, clavando las uñas en él. Dejó que sus labios besaran los de Jake, abriéndolos para que sus lenguas se encontraran y se enredaran, asemejando los movimientos que sus caderas estaban llevando a cabo.
-    No te contengas – le susurró ella contra los labios.
Gruñendo, Jake sujetó firmemente sus caderas y embistió con fuerza. Con los labios a escasos centímetros, ambos mantuvieron la mirada fija en los ojos del otro mientras sus cuerpos chocaban y se arrancaban momentos de placer. Sherry fue la primera en apartar la mirada, rompiendo el contacto y dejándose llevar.
El orgasmo la sorprendió, fuerte y demoledor, dejando su cuerpo a merced de Jake, cayendo sobre él y mordiéndole el hombro. Jake seguía embistiendo, entrando y saliendo de Sherry mientras ella se convulsionaba en torno a él a causa del orgasmo. Con los dientes apretados, Jake perdió el control, llegando a su propio orgasmo, dejando que su cuerpo se liberara mientras jadeaba con cada embestida, ahora más lentas y erráticas.
Los dos se quedaron quietos, aún unidos y recuperando la respiración. Jake acarició la espalda desnuda de Sherry, disfrutando de su delicadeza y suavidad, desde sus nalgas hasta el cuello, para enredar sus dedos en el corto cabello de Sherry. Aspiró su olor, el olor que tantas veces lo había despertado por las noches, como un recuerdo demasiado vivo en su mente.
-    Superchica... esto ha sido...
-    Interesante – contestó Sherry sonriendo, besándole después.
El beso se alargó, lánguido y perezoso. Sherry se separó y se dejó caer a su lado, amoldándose al cuerpo de Jake y a su abrazo. Con las respiraciones acompasadas, ambos cerraron los ojos y dejaron que el sueño les venciera.

Sherry se despertó y buscó el calor de Jake en la cama, descubriendo con cierto dolor, que se encontraba sola y que Jake se había marchado, de su cama y de su vida de nuevo. Hundió el rostro en la almohada, aspirando el aroma que allí persistía de él, descubriendo el pequeño broche que le había regalado junto a una nota.
Nos veremos superchica. La próxima vez pediré mis cincuenta millones...
Soltando una sonora carcajada, Sherry volvió a oler la almohada. Dejó que su memoria recordase lo que había ocurrido en su cama... con Jake.

______________________________________________________

Un camino de rosas siempre tiene espinas 

a6 babas  Chris Merit - Greyden Kane - Luc Traverson - Talon de los Morigantes - Will Sumner - Wynthrope Ryland  ducha
Volver arriba Ir abajo
http://lacriticonadelared.blogspot.com.es/
Banshee
Huyendo en moto
Huyendo en moto
avatar

Femenino Mensajes : 2398
Edad : 40
Inscripción : 02/09/2010

MensajeTema: Re: 50 pavos y una sonrisa - FanFic RE6 - Reina Negra Dom Dic 01, 2013 9:48 pm

ojitos ojitos
Volver arriba Ir abajo
Kasya
Huyendo en moto
Huyendo en moto
avatar

Mensajes : 2258
Localización : Ufff, ni yo misma me encuentro a veces...
Humor : Depende del día, jajaja.
Inscripción : 26/10/2013

MensajeTema: Re: 50 pavos y una sonrisa - FanFic RE6 - Reina Negra Lun Dic 02, 2013 3:29 pm

Ban, sabía que te gustaría en cuanto Reina me dijo quienes eran los protas juju juju 

Yo no he jugado, pero el fic me gusta mucho OJAZOS OJAZOS
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: 50 pavos y una sonrisa - FanFic RE6 - Reina Negra

Volver arriba Ir abajo
 

50 pavos y una sonrisa - FanFic RE6 - Reina Negra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Buscadoras del Placer :: Autoras :: Creaciones-